twitterfacebookyoutube

«Salvavidas» contra la violencia machista

«Salvavidas» contra la violencia machista

El silencio brinda impunidad a los violentos. Hay desesperación generalizada por los femicidios en aumento y sentimos la necesidad de ayudar o al menos ser parte de un alivio a esas mujeres y niñez que sufren. Sin dudas una problemática social de abordaje complejo y responsabilidad colectiva. Nos preparamos muchas veces para tener seguridad frente a asesinos desconocidos, y no contra homicidas potenciales que puede haber en los hogares o entorno. Reconociendo y respetando el trabajo de las organizaciones y del gobierno en este sentido, nada parece alcanzar. Por eso ofrecemos sumarnos humildemente a la lucha por el bienestar de la gente, con idea de poder colaborar en la erradicación o disminución de este mal social que es la brutalidad contra los más débiles, que sucede con frecuencia alarmante.
Las acciones de impacto son importantes porque denuncian el problema.
Las políticas y legislación también porque lo atacan directamente.
Procuramos ser útiles en las transformaciones culturales, de las conciencias y de los corazones. Pequeños-grandes cambios imprescindibles, harán algún día de nuestra sociedad un mundo libre de violencia y con respeto por los derechos humanos de la población en su conjunto.
El proyecto «Salvavidas» propone redes humanas movilizadas a través de mecanismos cotidianos que implican un trato natural sea de vecindad, trabajo, estudios u otros donde se establecen contactos personales, con la mira puesta en detectar y en lo posible aliviar el sufrimiento de mujeres, infancia y adolescencia víctimas de violencia machista. También intentaremos ser proactivos generando actividades de aproximación diversas como la primera planteada del libro colectivo con historias de casos de violencia, hayan sido superados u no, anónimos o suscritos. La tarea será interdisciplinaria y multidimensional, más que nada con compromiso ciudadano.
Todas, todos y todes podemos participar.
Tal vez no lo sepas y estés ayudando a salvar una vida.
La pasividad frente a estos temas es aliada de los abusos y de los abusadores.
Por eso estaremos con oídos atentos y a la orden, para brindar nuestro mínimo aporte en humanidad sensible a la que nada le es ajeno.
Te invitamos a ser parte de esta inquietud en tu zona, barrio y departamento desde la cercanía de la vecindad en el territorio, haciendo lo de siempre; compartir vivencias comunitarias con la mirada puesta en mejorar nuestro ámbito de relacionamiento y ayudar a quienes padecen agresiones físicas, sicológicas, verbales y más, cometidas por personas con quienes conviven o se han ganado su confianza y afecto. Ayudarles a que sepan que existe la posibilidad de la denuncia por ejemplo y cómo se viabiliza puede ser una salida.
No haremos la diferencia y tal vez podamos ser parte de ella.
Vale la pena intentarlo. El empoderamiento de quien sufre es sustantivo a la hora de buscar soluciones y muchas veces no se encuentran en soledad.
Gracias por la fe en el poder de la voluntad unida de la gente de bien.
Si la violencia no descansa, por qué debería descansar La Paz.

Por diputada Susana Andrade.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.